Diferencias entre investigación cualitativa y cuantitativa
8 min read

Diferencias entre investigación cualitativa y cuantitativa

Diferencias entre las metodologías de investigación cualitativas y cuantitativas en ciencias sociales
Diferencias entre investigación cualitativa y cuantitativa

Hace tiempo que prometí escribir un post sobre la investigación cualitativa. Cuestiones como qué es, de dónde surge, con qué cuestiones difiere de la cuantitativa, … me parecen relevantes para plantearlas en este blog en un formato más divulgativo [1].

Decía mi amigo Miguel Sola que un paradigma es "como subirte a una colina para ver tu ciudad y luego subirte a otra colina diferente y volver a mirarla". Desde las dos colinas ves tu ciudad, pero desde cada una de ellas, ves una ciudad diferente. Eso, en términos llanos, vendría a ser un paradigma.

En todas las ciencias, se genera conocimiento a través de estas tensiones entre paradigmas. Lo que vemos como un conocimiento estático, aceptado en la comunidad científica, rara vez suele serlo. En el seno de esa ciencia siempre existe controversia fruto de esa tensión entre paradigmas dentro de ella. En palabras de Fernández Navas, Sierra Nieto, Alcaraz Salarirche, Caparros Martín, Martín Alonso, García García, Pérez García y Pérez Granados (2020): “el desarrollo de la ciencia, de cualquier ciencia (social o natural), surge de la tensión entre paradigmas; es la forma natural con la que se desarrolla el conocimiento en cualquier ámbito, como aprendimos hace décadas con Thomas Kuhn.”

En ciencias sociales podríamos decir que existen tres paradigmas: el positivista, el interpretativo y el crítico [2]. Según Fernández Navas, Alcaraz Salarirche, Pérez Granados y Postigo Fuentes (2020), desde los diferentes paradigmas, se entiende una forma de acercarse al conocimiento y de generarlo. A lo largo del tiempo el desarrollo de estos paradigmas ha creado metodologías acordes a su forma de entender el mundo. Así desde las perspectivas interpretativa y crítica se ha impulsado una idea de cómo generar conocimiento que se ha venido a llamar metodología cualitativa (Gage, 1989). Mientras que desde la perspectiva positivista la idea de cómo generar conocimiento ha desarrollado los métodos cuantitativos.

En este sentido la diferencia básica entre ambas formas de entender el conocimiento tiene que ver con la objetividad del mismo. Mientras que desde los métodos cuantitativos entiende que (al más puro estilo de expediente X) "existe una verdad absoluta que está ahí fuera", los métodos cualitativos entienden que esta realidad, esta verdad, para nada es absoluta, depende de las interpretaciones que de ella hagan los implicados e implicadas y, por eso, siempre hablan de conocimiento situado (Flyvbjerg, 2006).

Fruto de esta diferencia radical en los planteamientos de partida, se condiciona todo lo demás: diseños de investigación, criterios de calidad y/o validez, finalidades, etc. Pero además plantea un serio problema para llevar a cabo lo que se han venido a llamar Métodos mixtos. Este problema tiene que ver con lo que Denzin (2009) llama el “problema de la inconmesurabilidad” [3] y que Fernández Navas, Alcaraz Salarirche, Pérez Granados y Postigo Fuentes (2020, p. 1560) explican así:

numerous authors have raised doubts about the possibility of using them from a qualitative logic (Denzin, 2009, 2010a, 2012, 2019; Hesse-Biber, 2010; Maxwell, 2010; Mertens & Hesse-Biber, 2012) fundamentally for two reasons: first, because the logic behind our approach to know a reality makes it very difficult to maintain a balance between two logics as different in origin as qualitative and quantitative (Smith & Hodkinson, 2005; Teddlie & Tashakkori, 2003 ). That is what Denzin (2009) calls the "problem of incommensurability" (p. 141), the fact that the two paradigms are in contradiction.

En este sentido existen diferencias fundamentales entre ambas metodologías:

1. Mientras en los métodos cuantitativos el diseño de investigación se basa en una lógica deductiva, en los diseños cualitativos prevalece la inductiva (Maxwell, 2012, p. 17): “The strengths of qualitative research derive primarily from its inductive approach”. Derivada de esta aproximación se producen diferencias entre los diseños de investigación de ambas metodologías en función de si el diseño de investigación está centrado en la relación entre las variables de estudio o, en comprender en profundidad el proceso. Según Mohr (1982), entendemos que mientras los métodos cuantitativos basan sus diseños de investigación en una asociación causal de variables, en los métodos cualitativos se asume que dicha relación depende de reacciones e interpretaciones humanas (Pérez Gómez, 2000; Bruner, 1990; Erickson, 1986) y, por tanto, la finalidad de los diseños de investigación debe ir centrada en comprender en profundidad la interpretación de todos los implicados; no, en la relación entre variables. En palabras de Maxwell (2012):

Quantitative researchers ten to be interested in whether and to what extent variance in x cause variance in y. Qualitative researchers, on the other hand, tend to ask how x plays a role in causing y, what the process is that connects x and y. (p. 20)

Esto se ve reflejado en el planteamiento inicial de las investigaciones. Mientras que los métodos cuantitativos plantean hipótesis a confirmar en la investigación, los métodos cualitativos plantean preguntas de investigación que no se formulan como hipótesis para ser confirmadas, sino como preguntas sobre las que el investigador-a quiere profundizar en la realidad para comprenderla en toda su complejidad (Miles & Huberman, 1994) [4].

2. Los criterios de calidad:  Derivada de esta forma de entender los diseños de investigación, el planteamiento y la forma en la que cada una de las investigaciones encamina la rigurosidad del proceso de investigación es diferente. Mientras los métodos cuantitativos centran su validez y fiabilidad de forma casi exclusiva, en tamaños muestrales (Denzin, 2009; Maxwell, 2012). Los métodos cualitativos se centran en la forma en la que se analizan realidades y procesos y, para ello, hacen énfasis entre otras cuestiones, en la triangulación de información (Maxwell, 2012).

3. Finalidad de la investigación: Otra cuestión en la que difieren ambas metodologías es en la finalidad de la investigación que se plantean. Mientras que la investigación cuantitativa (por esa relación causal que buscaba entre variables) se centra en buscar generalización [5], la investigación cualitativa busca transferibilidad (Maxwell, 2010, 2012; Tracy, 2010; Lincoln y Guba, 1985; Korstjens y Moser, 2017), es decir, que fruto de la comprensión de procesos y realidad complejas, puedan encontrarse cuestiones susceptibles de ser implantadas en contextos diferentes por otro investigador (Flick, 2018).

4. Por último, y, aunque quizás más evidente, pero no menos usado, está la exposición y análisis de los resultados. Cuando la exposición de dichos resultados no va más allá de relaciones estadísticas, nos encontramos ante un estudio cuantitativo.

Metodología cuantitativa Metodología cualitativa
Lógica Lógica deductiva: hipótesis Lógica inductiva: preguntas de investigación
Diseño de investigación Centrado en relaciones de causalidad entre variables Centrado en comprender interpretaciones del contexto
Objetividad Conocimiento verdadero universalmente Conocimiento situado, dependiente del contexto
Criterios de validez y calidad Tamaños muestrales y análisis estadísticos Triangulación e la información, transparencia
Finalidad Generalización Transferibilidad
Exposición de resultados Exposición de datos estadísticos Exposición de relaciones entre los datos y cómo el investigador-a llega a esas conclusiones

Después de explicar estas diferencias, conviene aclarar aquí una serie de malentendidos que suelen darse con respecto al uso de ambas metodologías.

Uso de datos numéricos

Como hemos visto, las diferencias que sustentan las aproximaciones metodológicas cuantitativas y cualitativas son muchas y estas, no residen en el uso de datos numéricos. En este sentido, Maxwell (2010) plantea que la dicotomía cualitativa-cuantitativa no lleva asociada el uso, o no, de datos numéricos. El oxímoron que tradicionalmente se nos ha compuesto entre metodologías y uso de datos numéricos, no ayuda a comprender la lógica que subyace en cada uno de estos paradigmas, así como los principios axiológicos, epistemológicos y ontológicos que los componen. No es, por lo tanto, el uso o no de datos numéricos, sino cómo se usen y bajo qué lógica.

Uso de determinadas estrategias: entrevistas, narrativas, …

De igual forma que ocurre con el uso de números en investigación, ocurre con el uso de estrategias tradicionalmente asociadas a la investigación cualitativa como las entrevistas, observaciones o narrativas.

Usar estas estrategias no implica que estemos operando bajo una lógica u otra (cuantitativa o cualitativa). Sino que esto dependerá de cómo las usemos a la hora de establecer relaciones entre los datos y realizar análisis. De manera que no podemos decir que estemos haciendo investigación cualitativa porque, por ejemplo, nuestra investigación contemple el uso de entrevistas.

La investigación basada en la evidencia

Por último, convienen aclarar que si examinamos estas diferencias que hemos planteado sobre las metodologías cualitativas y cuantitativas. Podemos ver que esto que se ha venido a llamar investigación basada en la evidencia, se refiere a “evidencia” fundamentalmente desde un paradigma positivista y, por ende, metodología cuantitativa. Sobre este asunto podéis profundizar en otro post que escribí hace tiempo en el blog

Notas

[1] Entiéndase que esto es un post divulgativo, por lo tanto, pido de antemano perdón por aquellos matices o cuestiones por las que “paso de puntillas” y que serían abordados en profundidad en otro tipo de escritos como un artículo científico.

[2] Esto no es del todo cierto, pero básicamente y con matices, podemos decir que son estos tres.

[3] Recientemente autores como Maxwell (2020) explican en qué punto estas dos metodologías podrían converger sin perder sus lógicas. Fundamentalmente los métodos cuantitativos podrían explicar los “qués” mientras que los cualitativos los “porqués”.

[4] Esto no es estrictamente así, existen formas muy concretas en las que en investigación cualitativa pueden usarse hipótesis de trabajo y que pueden consultarse en Maxwell (2012).

[5] Esto tampoco es estrictamente cierto, Maxwell (2012) habla de dos tipos de generalización: externa e interna y resalta que en investigación cualitativa si bien no puede atenderse a la búsqueda de generalización externa, sí debe buscarse la interna. Igualmente, Flyvbjerg (2006) hace análisis muy interesantes con respecto a las consideraciones de generalización en investigación cualitativa.

Referencias

Bruner, J. (1990). Actos de significado. Más allá de la revolución cognitiva. Alianza Editorial: Madrid

Denzin, N. K. (2009). The elephant in the living room: or extending the conversation about the politics of evidence. Qualitative Research, 9(2), 139–160. doi: https://doi.org/10.1177/1468794108098034

Erickson, F. (1986). Qualitative methods in research on teaching. In M. C. Wittrock (Ed.), Handbook of research on teaching (3rd ed., pp. 119-161). New York: Macmillan.

Fernández-Navas, M., Alcaraz-Salarirche, N., Pérez-Granados, L., & Postigo-Fuentes, A. (2020). Is Qualitative Research in Education Being Lost in Spain? Analysis and Reflections on the Problems Arising from Generating Knowledge Hegemonically. The Qualitative Report, 25(6), 1555-1578. Recuperado de https://nsuworks.nova.edu/tqr/vol25/iss6/9

Fernández Navas, M., Sierra Nieto, J. E., Alcaraz Salarirche, N., Caparrós Martín, E., Martín Alonso, D., García García, M., Pérez García, Álvaro, & Pérez Granados, L. (2020). Abriendo brechas en la coraza de la investigación educativa hegemónica. Márgenes, 1(1), 1-2. https://doi.org/10.24310/mgnmar.v1i1.7585

Flick, U. (2018). The Concepts of Qualitative Data: Challenges in Neoliberal Times for Qualitative Inquiry. Qualitative Inquiry. doi:  https://doi.org/10.1177/1077800418809132

Flyvbjerg, B. (2006). Five Misunderstandings About Case-Study Research. Qualitative Inquiry, 12(2), 219–245. doi: https://doi.org/10.1177/1077800405284363

Gage, N. (1989). The Paradigm Wars and Their Aftermath A “Historical” Sketch of Research on Teaching Since 1989. Educational Researcher, 18(7), 4–10. doi: https://doi.org/10.3102/0013189X018007004

Korstjens, I. & Moser, A. (2017). Series: Practical guidance to qualitative research. Part 4: Trustworthiness and publishing. European Journal of General Practice, 24(1), 120-124. doi: https://doi.org/10.1080/13814788.2017.1375092

Lincoln, Y.S., Guba, E. G. (1985). Naturalistic inquiry. California: Sage Publications

Maxwell, J. A. (2010). Using Numbers in Qualitative Research. Qualitative Inquiry, 16(6), 475–482. doi: https://doi.org/10.1177/1077800410364740

Maxwell, J. A. (2012). Qualitative Research Design. An Interactive Approach. Sage Textbooks. Serie: Applied Social Research Methods, no. 41. London: Sage

Miles, M. B., & Huberman, A. M. (1994). Qualitative data analysis: An expanded sourcebook (2nd ed.). Thousand Oaks, CA: Sage.

Mohr, L. B. (1982). Explaining organizational behavior. San Francisco: Jossey-Bass.

Pérez Gómez, Á.I. (2000). La cultura escolar en la sociedad neoliberal. Madrid: Morata.

Tracy, S. J. (2010). Qualitative Quality: Eight “Big-Tent” Criteria for Excellent Qualitative Research. Qualitative Inquiry, 16(10), 837–851. doi: https://doi.org/10.1177/1077800410383121

Te gusto? Suscríbete

Suscríbete
Todavía no tienes una cuenta? Regístrate
Te has suscrito con éxito a Principio de Incertidumbre.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.