Somos unos necios y no nos da vergüenza

Hoy es un día para el recuerdo, un día para la historia… Para la parte triste de la historia y es que, si no analizamos, si no pensamos sobre los acontecimientos y vamos más allá de los eslóganes. La historia no sirve para nada.

Dicen que:

lo pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla

No es verdad: Los pueblos que no analizan y reflexionan sobre su historia, son los que están condenados a repetirla.

Por la ineptitud de unos corruptos y sin vergüenzas que en las penúltimas elecciones nos vendieron que eran los únicos capaces de sacarnos de la crisis económica (y picamos, vaya que si picamos, les dimos mayoría absoluta) y que son unos hipócritas, unos inútiles y unos sinvergüenzas que ahora ya nada tienen que vender, más que son los únicos capaces de mantener “la integridad de España”.

Por otros que son igual de inútiles y corruptos y que sólo pueden vender (lo llevan vendiendo toda la vida) que su incompetencia y sus corruptelas son fruto de otros, del gobierno español y no de ellos…

Así estamos …

Y es que esto no va de España o Cataluña, no va de patriotas o nacionalistas, … va de poder, va de élites que tienen un negocio muy bien montado a nuestra costa (de todos: españoles y catalanes) y de cómo mantenerlo lo máximo posible… a cualquier coste… y no importa nada. No hay límites para esta vileza (por los dos lados).

Y se les llena la boca de patriotismo (a los dos lados, porque el independentista siente su nacionalismo como patriotismo) y de democracia (como si estuvieran a favor de ella) cuando si fueran patriotas (si fueran demócratas) jamás hubieran metido a su país (me da igual Cataluña o España) en tal fregado, porque es él y sus ciudadanos y ciudadanas los que sufren las consecuencias.

Y picamos… constantemente picamos. Y porque picamos ellos mantienen su chiringuito, y como lo mantienen, hacen estas barbaridades, porque saben que son impunes. Y son impunes… porque picamos.

Y todos participamos, todos nos ponemos (y ponemos a los demás) en esa dicotomía de o España o Cataluña, de o estás conmigo o estás contra mí.

El patriota, el verdadero patriota, mira por su país, porque sus ciudadanos y ciudadanas estén lo mejor posible. El verdadero patriota no lo dice, no lo necesita, porque lo es.

Desconfía de cualquiera que se llene la boca de patriotismo, mira la historia y observa que ha pasado cada vez que alguien ha llenado sus discursos con esa palabra…

Y todos (unos y otros, catalanes y españoles), nos enfrentamos por ellos: los patriotas de las cuentas en suiza, los patriotas del 3%... porque somos unos necios.

La votación que importa (siempre es esa la que ha importado) no es la del referéndum (ilegal o no) es la de las próximas elecciones, para no elegir a éstos…
Pero los votaremos, vaya que si los votaremos: unos para que España no se rompa y otros para que Cataluña sea independiente y el gobierno español deje de maltratarlos… y la rueda seguirá girando, siempre sigue girando.

Y es que somos todos unos necios, y no nos da vergüenza…